Al Pie de la Montaña

Desvelos de un tecolote loco

Es por demás,

no quiero escuchar quejas
ni aullidos, ni llanto.
Está claro:
solo nos interesa el canto,
en la regadera o en el camposanto.

El gobierno y sus secuaces
apestan a podredumbre.
Con Futbol y con cerveza
nos la hicieron ya costumbre.

Todos los días por los medios

Mi General Verdugo

lo vemos: ¡nos exterminan!
¿y el gobierno? ¿nos defiende?
“Hasta la pregunta ofende”
Contestaría Calderón
para añadir un montón
de pretextos pa mandar
a su ejercito a matar
lo que queda de la gente.

Así cada día el terror se acerca más a tu casa.

Pues resulta que al vecino
lo mataron por “error”,

“por algo habrá sido”
me dice por lo bajo Chuy,
la del piso de abajo.

¡Ah! Doña Chuchita como será asté enredosa,
fue un fuego colateral,
ya lo dijo el principal
cuando viajó con su esposa
a la mera capital
de los iunaited esteits.

Nuestro ejercito glorioso
se entrena para el combate
disparando a discreción
a la población civil,
pa juntar cincuenta mil.

Anuncios

14 marzo 2011 Posted by | antipoesía, literatura, poesía | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Reprobado

Tu tarea es aguantar ¿entendido?

Salgo al día, cuando las trazas de los jets han tachado mi cielo:
¡Reprobado!
¿Quién puede decirse salvo, en la clase del profesor Frankenstein?

25 diciembre 2010 Posted by | antipoesía, literatura | , , , , | Deja un comentario

Puede que si

que el evangelio según San Lucas diga la verdad sin cortapisas
y puede también que yo, que duermo poco
tenga signos inequívocos de loco
y sea blanco de las risas

lo veo, lo analizo y no lo creo
¿por qué debería yo de ser un perdedor
si tengo buena fama de amador
y no parezco ser tan feo?

Pero bueno, otorguemos la gracia de la duda
puede, si, tan solo puede ser
que junto a mi, camine Lucifer
moviendo su cola peluda.

Así podría entenderse que la gente
me abra paso y se aleje de repente
cuando aparezco con mi cara de rufián
a pesar de ser tan solo un dulce pan

Pero puede ser también
que el halo de mi ángel de la guarda
me proteja de forma gallarda
y me conmine a hacer el bien.

Como quiera, aquí estoy, dudoso y abstraído
buscando en los resquicios de mi mente
un rescoldo de amor, un aliciente
y una razón para ser correspondido.

24 diciembre 2010 Posted by | antipoesía | , , , , , | Deja un comentario

Un zumbido deambula en mi cráneo

es procaz, ruinoso, inexcusable
lame mis carcomidas catacumbas
y se expande como mala hierba
en el laberinto de mi esqueleto.
¿Es acaso un huracán ajeno a mi apatía?
¿O un fardo de serenatas supurando rencor?
Las veletas han caído,
coaguladas, no cantan más;
apenas murmuran gruñidos soterrados
gritos sofocados por la fuerza de una soga amarrada a mi pescuezo.

Fue antes del ofertorio
cuando los feligreses, rebosantes de gracia,
me pasaron la canasta.
No pude contenerme,
el hedor de los billetes se enredó en mis vísceras
y me arrancó un desmesurado vómito.
Afuera me esperaban ya los guaruras de monseñor.
En las mazmorras del Sacro Colegio Cardenalicio,
rociaron mi cuerpo con agua de San Casteabro
antes de condenarme al patíbulo.

23 diciembre 2010 Posted by | antipoesía | , , , , , , , , | Deja un comentario

Modus Vivendi

Consejos me da el virtuoso,

desde el púlpito de mis pesadillas.

Despierto soñolento,

volando por instrumentos llego al baño

donde un foco estrangula mis visiones

y me avienta un guiñapo en el espejo.

Es hora de espumar los segundos,

de darle shampoo al desánimo,

el agua tibia me bendice de cabo a rabo.

Es hora de ir a misa reclama una campana,

el celular interfiere: ¡a trabajar!

Así que me subí al trapecio y me puse a volar.

En el primer salto mortal vi El Paraíso

no es como lo pintan, desde luego

es, cuando mucho, un desazón de la conciencia,

un páramo de lagunas mentales,

un eterno olvido.

Pero en el segundo salto perdí piso;

de bruces besé el suelo.

El jefe me tomó en sus brazos,

me dio un beso en la frente,

y me arrojó a los leones.

6 septiembre 2010 Posted by | antipoesía | , , , , , , , | 2 comentarios

SOY POETA

Me gusta volar,

me gusta la poesía,

me gusta meditar,

me gusta la osadía,

pero no se manejar calmadamente.

En un tráfico trágico, bramo bronco,

en el autocinema, brego bragas

y brinco brujas por llegar a tiempo

al pull, la carambola y las barajas.

Soy, por decir así, un insolente

iconoclasta, exótico y apóstata,

irremediablemente mítico y agnóstico

y terco como mula cuando opino.

Soy poeta, lo digo y lo reviro,

diverjo de las luces de la gloria,

prefiero la pluma a la impresora

y un bilet para escribir mi sino.

Así somos los poetas, medio locos,

cualquiera te lo dice y lo subraya,

nos despertó la luz cuando nacimos,

nos destetó el fragor de la batalla.

Me gusta Sabines, después del baño

cuando quito el tapón de la tina,

pero a veces declamo a Alfonsina

cuando el agua se va por el caño.

León Felipe es mi cuate del alma,

me acompaña al trabajo gustoso,

se me mete a la oreja y me calma

cuando el tráfico está pavoroso.

Que decir de Manuel Eme Flores,

con sus versos medí la osadía,

de mis púberes, torpes amores

y mi cándida piratería.

6 septiembre 2010 Posted by | antipoesía, poesía | , , , , , , , , , , | Deja un comentario