Al Pie de la Montaña

Desvelos de un tecolote loco

YO, ASPERGER

abril 2010 Marsella 038.jpg

¿Quién soy?
No hace mucho, navegando por la internet, me topé con un escrito que hablaba sobre el Síndrome de Asperger, me interesó el tema y mientras más profundizaba en él, más me daba cuenta de que sus características coincidían bastante con mi comportamiento; así que yo encajaba en la descripción.
Conocí lo que es el Síndrome Asperger, así que pienso que al describirme dibujaré mi turbulenta vida y las tormentas que tuve que sortear. Hoy, titubeo para sacar conclusiones contundentes pues no dispongo de un marco teórico científico para juzgar los comportamientos que he tenido a lo largo de mi historia pero se, sin embargo, que mis aportaciones son vivenciales y por lo tanto tienen un peso específico. Me queda claro que no es mucho lo que puedo hacer con el resto de mi vida. No se si me hubiera gustado haber reconocido más tempranamente mi condición de Asperger. El hecho es que recién la descubro y tengo que lidiar con ello. Al verme retrospectivamente entiendo mis momentos de soledad muy acentuados especialmente en mi infancia, cuando me pesaba ser un inadaptado; porque es cierto: me daba cuenta de que no encajaba en el mundo y lo más descorazonador era no saber por qué.
Ese “no encontrarle la cuadratura al círculo” era la fuente de mi ansiedad. De adolescente me sabía tímido y retraído y llegué a buscar orientación en libros de desarrollo personal, “Cómo vencer la timidez”, “Como ganar amigos”, etc. Porque debo decir, no se exactamente si mi condición de Asperger estaría en un grado leve, medio o agudo, el caso es que uno de los caudales principales de mi comportamiento era mi torpeza para relacionarme, no lo lograba, era incapaz de descifrar el código de conducta que debe ejercer quien vive inmerso en un grupo social.
El ser callado, en esta sociedad, da un mensaje de engreimiento y por lo tanto despierta desprecio. Si el individuo no cuenta con un mínimo de simpatía, entra en una vorágine de retraimiento y este retraimiento agrava el repudio, la incomprensión y hasta el maltrato de los congéneres.

Mi vida actual
A pesar de reconocerme Asperger, y de darme cuenta de que hasta la fecha me cuesta trabajo encajar en el mundo, reconozco que he recibido la ayuda de muchas personas generosas que detuvieron su paso para ayudarme, gracias a ellas sigo de pie, gracias a ellas he podido significar, gracias a ellas se que respirar es bueno y además es un privilegio.
En el transcurso de este relato hablaré sobre todos aquello(a)s que me ayudaron a sobrevivir, y también de la persona que me integró a la vida a través del amor.
Pero hablaré también de las personas que, sin proponérselo, ahondaron más mi aislamiento.
Mi Tesis
El autismo y el síndrome de Asperger son una respuesta al desprecio afectivo de quienes rodean al aquejado.
Los autistas y aspergers son o fueron hipersensibles al amor y/o afecto, lo necesitan como el óxigeno, pero si no se les da, o ellos sienten que no se les brinda desarrollaran la sintomatología. Aquí trataré de demostrarlo con un ejemplo en vivo: mi propia experiencia

CONTINUARÁ

Anuncios

19 abril 2017 Posted by | salud, Superación personal | , , , , , , , , , , | Deja un comentario