Al Pie de la Montaña

Desvelos de un tecolote loco

BUZZ Y BIZZ, REGALOS CÓSMICOS


La primavera estaba aquí y parecía que yo no me había percatado. Mi encino se había vestido de un a frondosa melena verde y hasta mi casa llegaba el dulce aroma de los huisaches del parque. En la enredadera maltrecha de mi traspatio descubrí a una colibrí anidando; durante su ausencia me acerque a mirar el nido: había dos huevecillos tenuemente azuladitos.

IMG_4159.jpgMe emocioné. Pasaron dos o tres días y nacieron los polluelos. En un principio Tere y yo pensamos que se habían muerto, pues lo que se miraba en el fondo del nido parecían desperdicios: bolitas negras con pajuela. Nada, eran los polluelos mimetizados con “basurita”.

IMG_4383.jpg La colibrí los estuvo procurando varios días. Noté después que sus visitas se espaciaban y ya no se echaba hasta que una noche no se apareció. Me impacté demasiado, pensé en un abandono o una orfandad quizá causada por la muerte de la madre. Busqué internet “crianza de polluelos de colibrí huérfanos” encontré que se les puede alimentar con agua endulzada con miel de abeja a través de un gotero. No me entretuve más, fui al nido y sin más saqué a los polluelos, parecían moribundos. Uno de ellos abrió el piquito y bebió 5 gotitas del “preparado” el más pequeñuelo no reaccionó, me dije “este está a punto de morir”. A las 6:30 de la mañana del día siguiente, me levanté a duras penas, quería seguir en la cama, pero me incriminaba el deber moral de ir a ver a “mis” criaturas. Me asomé a la ventana, la infausta madre brillaba por su ausencia. Fui a ver el nido, ahí estaban los polluelos, según yo tiritando de frío pero vivos. Pensé en cortar la rama con todo y nido, ponerla en una caja de zapatos, arrimar un foco para prodigarles calor, etc. En eso estaba cuando llegó la pajarita, así no más, como si nada. Se asomó al nido y se volvió a ir. Yo estaba que me jalaba los pelos. “¡Cómo diantres se le ocurre! ¡tiene que presentarse a la de ya, a resucitar a sus críos!”
Al poco rato regresó, se posó en la orilla del nido y me imagino que procedió a alimentarlos. Luego se paró en la cuerda que usamos para colgar ropa y ahí se estuvo acicalándose. Después de 12 horas me asomé al nido, ahí estaban los polluelos respiraban hinchando sus diminutos pechos a una gran velocidad. Dormían con el piquito parado.
Pasaron varios días y los polluelos emplumaron. Sus picos se alargaron y su volumen aumento tanto que apenas cabían en el nido.
IMG_4483.JPGQue torpeza hubiese cometido de haber interferido con natura. Seguramente se me habrían muerto.
Hoy 4 de abril de 2017 Buzz, el colibrí mas crecidito, abandonó el nido, ante mi presencia. No se si lo asusté, pero al acercarme al nido a sacar una foto, vibró sus alitas y salió disparado hacia el firmamento. Bizz se ha quedado sola (presumo que es hembrita por lo menudita que es) ya le tocará lanzarse al mundo. No tarda.

IMG_4673.jpg

IMG_4704.jpg

IMG_5567.JPG Pequeña, humilde, insignificante pajarilla, gracias por tu lección de amor[/caption]

Anuncios

4 abril 2017 - Posted by | Bitácora del día | , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: