Al Pie de la Montaña

Desvelos de un tecolote loco


BAJO LA SOMBRA DE UN ÁRBOL

Es imposible no perturbarse al estar frente a la “obra negra” de Francisco de Goya. Cada imagen es un alarido de dolor, un reclamo del pintor hacia su tiempo. Su creatividad lo exorcizó del horror que advirtió en el espíritu humano. Yo confieso que en mi afán por comprender lo incomprensible he perdido el grito que necesito verter sobre esta página a unas horas de que tome posesión Peña Nieto como Presidente.

Cuando el 1 de julio el presidente del IFE anunció el triunfo de Peña Nieto los priistas escucharon a su candidato dirigirles un mensaje que alguien más escribió y que él tuvo que leer. La escena de tan siniestro festejo con cascada de papelitos tricolores y una familia instruida para sonreír a las cámaras fue amenizada, casi como un accidente de la superproducción, por un coro muy ad hoc con tan lamentable acontecimiento: “Y… canta y no llores…”.

Ver la entrada original 540 palabras más

30 noviembre 2012 - Posted by | Sin categoría

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: