Al Pie de la Montaña

Desvelos de un tecolote loco

10 GRAVES ERRORES QUE LOS PADRES COMETEN EN LA EDUCACION DE SUS HIJOS


Niños jugando

Niños libres, niños felices

1.-Humillarlos.
Humillar a un niño es la peor actitud que un ser humano puede tomar frente a otro ser humano. Gritarle, jalonearlo, golpearlo como una respuesta hacía una conducta que no se ajusta a los códigos del “niño bien” supone la determinación de los educadores de conducir a ese niño por las vías del fracaso y la mediocridad; está actitud abusiva irá minando al infante poco a poco hasta convertirlo en un guiñapo, sumiso y manipulable, lo volverá vulnerable a la burla y a los abusos de toda índole. Un niño que ha sufrido constantes humillaciones, perderá su identidad y anulará su autoestima, lo que representará en definitiva un gran obstáculo para su desarrollo y felicidad.

2.-Golpearlos.
Golpear a un niño indefenso no tiene justificación. El mundo se derrumba por causa de las guerras. La violencia es el germen de la desintegración social.

3.-Restringirlos más allá de lo justo.
Un niño confinado por restricciones, apagará su espíritu investigativo, sofocará su espontaneidad, se volverá retraído, ¿por qué? Porque está enjaulado. Las restricciones deben de existir, claro, pero para salvaguardar la integridad física del niño, nunca para blindar el espacio de ocio de las padres.

4.-Mentirles.
Los seres humanos tenemos un doble discurso acerca de la verdad, así mentimos cuando lo creemos “necesario”. Al mentir, manifestamos nuestro desprecio por la persona engañada. Mintiendo, anulamos, trampeamos y atropellamos al otro. No mientas a tus hijos. En lo posible elimina de tu discurso a los personajes fantasiosos que se usan para controlar: El coco, el viejo del costal, el monstruo. Considera la opción de suspender el engaño sobre Santa Claus, el Niño Dios, Los Santos Reyes, el ratón, la cigüeña etc. quizá no causan un daño grave, pero SON MENTIRAS.

5.-Exigirles silencio y obediencia.
Estas dos actitudes, promueven la sumisión si se imponen como reglas incontrovertibles. El niño tiene derecho a hablar cuando tiene urgencia de expresar algo, tiene derecho a ser escuchado y cuando juzgue que se atropella alguno de sus derechos, tiene derecho a apelar. La idea de que un niño debe siempre obedecer a un adulto, es riesgosa y a la larga puede causarle daño.

6.-Desatenderlos.
Tan malo es enjaularlos en un corral o recamara, como echarlos a la calle. El niño necesita siempre de la cercanía de sus padres. Las figuras paterna y materna son fundamentales para su desarrollo saludable. Los padres, o en su defecto, los sustitutos de estos, deben mostrarles afecto familiar: abrazos, caricias, juegos, diálogos; todos estos elementos esenciales para su correcto desarrollo.
Descuidar la salud de los niños denota desprecio además de que es una grave falta a su integridad. Cuando un niño se queja de malestar o dolor, no hay que pensar en que está fingiendo. Hay que atenderlo y de ser necesario llevarlo al médico.

7.-Convertirlos en competidores.
Ser competente es bueno, significa realizar bien sus tareas. Ser competidor, en cambio, implica estar esclavizado a el desempeño del compañero.
Cuando ganar a toda costa es la divisa, el individuo se queda solo y esa soledad cobrará tarde o temprano su factura. Las competencias deportivas deben promover el perfeccionismo del ser humano como ente, pero no debería contrastarlo con el desempeño de los demás. De hecho los mejores deportes para promover al niño son aquellos en los que participa como miembro de un equipo. El futbol, el voleybol, el basketbol, el polo acuatico, son deportes que promueven el sustento del trabajo en equipo. No promuevas la competencia contra otros en tus hijos.

8.-Convertirlos en bravucones.
El niño debe aprender a defenderse, a conciliar, a tolerar, por supuesto, pero la agresividad y la violencia no deben ser conductas a estimular. El niño golpeador y agresivo, posiblemente dominará mediante el miedo a los demás, pero no será líder. Enséñalos a defenderse, desapruébalos cuando agredan irracionalmente.

9.-No enseñarles a compartir
Los niños son egoístas naturalmente, pero conforme crecen debemos inculcarles el amor por los demás, esto implica enseñarlos a compartir y ser amables; lo que no significa que deban renunciar a sus juguetes y/o alimentos. La clave es compartir cuando es posible. P.E. Cuando pueden ceder un trocito de su sandwich o prestar un juguete que no están usando.

10.-No ponerles límites
Los niños deben aprender, que no pueden tener todos los juguetes que desean, ni pueden comer toda la cantidad de caramelos que se les antoje. Deben saber perfectamente que los berrinches no funcionan para conseguir lo que pretenden y deben aprender a respetar el derecho ajeno. Un niño sin límites será un niño problema.

Estimad@ amig@ ésta lista como verás puede perfeccionarse. Mucho agradeceré tu comentarios para enriquecerla.
Tecoloteloco.

El Dr. Wayne W. Dyer enlista en su libro “La Felicidad de nuestros hijos”, los deseos más generalizados de los padres hacia sus retoños:
–Que sepan disfrutar de la vida.
–Que no adquieran manías.
–Que se sientan importantes y satisfechos como personas, independientemente de su condición.
–Que tengan pensamientos positivos sobre si mismos y sobre la vida.
–Que no se dejen derrotar por los problemas.
–Que no se sientan inferiores.
–Que no se conviertan en neuróticos.
–Que la paz sea el sustento de su desempeño.
–Que vivan el ahora.
–Que amen y respeten al planeta y a sus ocupantes.
–Que ejerciten sus capacidades.
–Que descubran y sigan su propósito de vida.
–Que se sientan amados y respetados.
–Que sean alegres y afectuosos.
–Que tengan buena salud.

LO QUE NUNCA DEBES DECIR A TUS HIJOS

Eres tan… Esta frase es una de las más comunes que los padres utilizan sin saber la magnitud de lo que pueden ocasionar. Se presta mucho para asignarle etiquetas a los niños: “Eres tan tonto”, “Eres tan insoportable”, “Eres tan ruidoso”, etc. Aunque tus intenciones no sean dañarlos, estás asignándoles una cualidad que puede no ser real, sino únicamente tu percepción sobre ellos. Lo mejor es decirles frases como: “En este momento te estás comportando mal”, así no los etiquetas pero les haces ver que su conducta no es la adecuada.
Estas son algunas ideas de lo que la generalidad de los padres desean para sus hijos. La lista, sin embargo, puede aumentarse.
Lo interesante de este ejercicio es que no arrojó respuestas en el sentido de desear para los hijos un “éxito” basado en fama, poder y riquezas.

LO QUE SIGUE ES ORO MOLIDO. CHÉCALO

¿QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?
(Lic. Miriam I Martínez)

Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. “¿Qué debe saber un niño de cuatro años?”, preguntaba.

Las respuestas que leí me llamaron mucho la atención. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.

Pensé que probablemente la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. Pero atención!!! La infancia no debe ser una carrera que arroja por resultado niños ganadores y niños perdedores.

Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación, hace una lista de aquellas cosas importantes que debe saber un niño/a de 4 años. Me pareció hermosa y la comparto:

1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.

2. Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre lo va a apoyar.

3. Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.

4. Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.

5. Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.

PERO MÁS IMPORTANTE ES LO QUE DEBEN SABER LOS PADRES:

1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.

2. Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.

3. Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las “ventajas” que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.

4. Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.

5. Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, fútbol e inglés mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos.

………………………………………………………………………………….

Mucho para reflexionar como padres, educadores, o desde el lugar que nos toque en contacto con uno de los tesoros más preciosos: LA INFANCIA.

Checa aquí mismo: hija mía tu no tienes que ser una niña buena

http://www.enminusculas.com/2012/12/hija-mia-tu-no-necesitas-ser-una-nina.html

Checa aquí mismo: 10 CONSEJOS PARA EVITAR QUE ABUSEN DE TUS HIJOS

https://tecoloteloco.wordpress.com/2011/07/23/10-consejos-para-evitar-que-abusen-de-tus-hijos/

Checa aquí mismo: COMO PROTEGERSE CONTRA EL CRIMEN EN MEXICO

https://tecoloteloco.wordpress.com/2011/05/09/¿como-protegerse-contra-el-crimen-en-mexico/

Te invito a visitar mi blog completo en:

https://tecoloteloco.wordpress.com

¿TU CASA ESTA QUE ARDE?…
¡DEJA DE SUFRIR! MANDA EL CALOR A VOLAR, APLICA WHITE DECK

http://the-tec.com/whitedeck.html

8 junio 2011 - Posted by | Bitácora del día | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios »

  1. todo esta muy bien menos decir que el Niño Dios y los reyes magos son mentiras creo que debes reflexionar sobre esto.

    Comentario por jesus montes | 19 abril 2013 | Responder

    • De hecho, sugiero que se aquilate bien si vale la pena engañar a los niños con esos mitos. Ya dependerá de cada educador. Saludos cordiales.

      Comentario por tecoloteloco | 22 mayo 2013 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: